>> Diabetes y el ejercicio

Diabetes y el ejercicio

Conjuntamente con la medicación y una dieta adecuada, el ejercicio físico es parte del tratamiento en la diabetes.
Posee sus ventajas a corto y largo plazo, a corto plazo se verá en el descenso de la glucosa y una menor necesidad en dosis de insulina.

A largo plazo tiene grandiosos efecto ante la arteriosclerosis, es decir disminuyen los triglicéridos, el colesterol, la presión arterial (si es algo elevada) y la actividad cardíaca.

No obstante, el ejercicio físico se recomienda a personas que tienen un control bueno de su glucosa, ya que si hay una baja capacidad de autocontrol estos ejercicios pueden provocar un fin no deseado: el aumento de la glucosa (hiperglucemia) e incluso la aparición de cetosis.

¿Cómo se evitan las hipoglucemias?

Para poder evitar estas hipoglucemias se puede, si sabe que hará ejercicio; disminuir la dosis de insulina o bien tomar hidratos de carbono suplementarios. Se debe de tener en cuenta las posibles hipoglucemias tardías que se pueden dar varias horas después del ejercicio, estas son provocadas por un aumento en la sensibilidad a la insulina; para evitar estos bajones de glucosa basta con tener un auto-monitoreo más constante, bajando la dosis de insulina posteriores al ejercicio y consumiendo otra dosis extra en hidratos de carbono; si fuera necesario.


Articulos relacionados