>> Conteo Hidratos de Carbono



Hay que tener en cuenta que la nutrición es sólo uno de los pilares en el control del diabético, por lo que la medicación, el ejercicio y el auto-monitoreo son necesarios para el desarrollo de una vida normal y prevención de otras enfermedades.
Un buen plan nutricional es aquel que le permite a cada persona llevar un optimo control metabolismo con seguridad.

Ya que el conteo de hidratos de carbono no es el único método nutricional, cada persona adoptará con el consejo de sus médicos aquel que le sea más conveniente para si mismo.

¿Para qué hacer un conteo de éstos hidratos?

Los hidratos constituyen la principal fuente de energía, aportando también vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.
La cantidad necesaria que debe ingerir un individuo dependerá del sexo, la edad, actividad física y la etapa de vida en la que se encuentre. En resumen dependerá del requerimiento calórico de cada persona.

No todos los hidratos de carbono son iguales ya que algunos aportarán sólo calorías como azúcares, dulces, refrescos y golosinas; mientras que otros aportan minerales, vitaminas y fibras como los vegetales, las frutas, los integrales. Por lo tanto al haber diferentes aportes dependiendo del hidrato también producen respuestas glucémicas diferentes. Dividimos entonces a los hidratos de carbono en dos grandes grupos: los de absorción rápida y los que tienen una absorción lenta.

Dentro de carbohidratos de absorción rápida podemos citar a la sacarosa o azúcar, la glucosa, la lactosa( leche y yogur), fructuosa (azúcar natural de la fruta), jarabe de maíz (presente en refrescos y galletitas). Los mencionados alimentos elevarán rápidamente la glucemia.
Dentro de los de absorción lenta y por ende la glucemia se elevará con menor rapidez, citamos: al almidón y a todos aquellos alimentos que lo contienen.

Se conocen dos formas de contar los hidratos de carbono por medio del método de intercambios: con éste mecanismo se puede seleccionar entre uno u otra alimento dentro del mismo grupo ya que los alimentos se agrupan según su composición similar. Se intercambia un grupo por otro.

Luego ésta el método de conteo en gramos: es un método más sencillo y es el que será explicado en este articulo.
Éste método consiste en contabilizar los gramos de hidratos que se consumen, para lo cual se facilita una lista con los alimentos con un promedio de 15 gr por porción.
El método es utilizado, muy frecuentemente; por los diabéticos de tipo I, no obstante una persona con diabetes tipo II tratada con antidiabéticos orales y dienta pueden aprender a contabilizar los hidratos en forma sencilla, para conocer así su consumo día tras día. Al igual que en la diabetes gestacional.

Tratamiento en personas con insulinoterapia convencional y los de tratamiento intensificado

La gran diferencia entre estos tipos radica en ajustar la cantidad de insulina rápida o ultrarrápida de acuerdo a la cantidad de alimento que se ingiere, calculando lo que se denomina bolo por consumo y bolo de corrección. Estos ajustes permiten una flexibilidad en comidas y sus horarios.
Aquellas personas que mantienen un tratamiento convencional deberán agregar inyecciones, ya sean de insulina rápida o ultrarrápida para mantener su glucemia estable; mientras aquellas que tienen un tratamiento intensificado sólo cambiarán la dosis.
Aquellas personas que se manejan con NPH y hacen ajustes con cristalinas, deben hacer colaciones para que no se produzcan hipoglucemias en los períodos de máxima acción de la insulina NPH. Si fuera tratada con insulinas rápidas o ultrarrápidas, no serán necesarias las colaciones a menos que su equipo medico las recomiende.

Relación Insulina- hidratos de carbono: Es la cantidad de unidades de insulina rápida o ultrarrápida que se precisa para metabolizar tantos gramos de hidratos de carbono consumidos por cada comida.

Por lo general en adultos la relación es de 1 unidad de insulina rápida o ultrarrápida por cada 15 gr de Carbohidratos.
En los niños llega a ser 1 unidad de insulina cada 20 o 30 gr Carbohidratos.

Esta relación depende de la sensibilidad a la insulina que tiene cada persona, a la presencia de enfermedades anexas, en el peso y la edad. Incluso en algunas personas varia según el momento del día.
Ya que toda persona utiliza diferentes dosis existe una regla para definir la relación entre lo que consume por día y la cantidad de unidades.
 La regla para definir la relación sería: la regla 500
Se calcula dividiendo entre 500 la dosis de insulina total que la persona recibe en las 24 horas del día.
Por ejemplo 500/40=12.5 significa que cada una unidad de insulina se metabolizan 12.5 gr de carbohidratos.
A partir del calculo y de la observación del comportamiento de la glucemia, el medico o el equipo medico tratante determinará cuál es el bolo por consumo de cada persona en particular.

La persona que lo efectúe deberá llevar un control, registrando las comidas y los controles glucémicos de al menos tres días para poder ser analizado, y así saber si se lleva bien el conteo de los hidratos.

¿Hay más riesgo de presentar hipoglucemias?
Al tener un mejor control de la glucemia se pueden presentar un número mayor de hipoglucemias.
Una vez que se confirma que está padeciendo una hipoglucemia y se consume 15 gramos de carbohidratos de absorción rápida, entre los 10 a 15 minutos siguientes se debe efectuar otra lectura.
Si la glucemia sigue baja se deberá hacer otra ingesta. En el caso de que la próxima comida fuera en más de una hora podrá hacer una colación con algún carbohidrato de absorción lenta.
Debe tener en consideración la actividad física ya que ésta disminuye la glucemia, dependiendo la intensidad y la duración de la actividad; la glucemia podrá ser afectada hasta las 36 horas siguientes.


Bibliografía: Manual de conteo de hidratos de carbono


Articulos relacionados