>> Arterias y diabetes

La enfermedad vascular y la diabetes muchas veces van de la mano, principalmente aquellos que mantienen su glucemia alta y han padecido la enfermedad por muchos años.

¿Qué es lo que sucede?

Se sabe que la diabetes altera la concentración de las proteínas, esto causa que la sangre se torne más espesa y origina obstrucciones vasculares.
También se le suma la alteración de la elasticidad de los glóbulos rojos, que pierden su capacidad de deformarse al atravesar vasos pequeños quedando retenidos y obstruyendo las arterias.

La diabetes provoca un aumento de concentración de una proteína de nombre fibrinógeno que juega un importante papel en la coagulación. Éste aumento produce un aumento de coagulabilidad de la sangre.
Las Hiperglucemias y el colesterol suelen unirse facilitando el desarrollo de la arteriosclerosis.
Cuando los vasos afectados son capilares y arteriolas se le denomina microangiopatía. Si son comprometidas las arterias como las coronarias, la aorta y aquellas que irrigan miembros se le denomina macroangiopatía.

Recomendaciones:

El mantener la glucemia bien controlada es la mejor manera de cualquier complicación, pero no debe descuidarse del colesterol elevado, de la presión arterial y el tabaquismo. Es importante tener una rutina de actividad física y una dieta adecuada.


Articulos relacionados